ME ENAMORÉ (OTRA VEZ)

El amor es una de las cosas que, a pesar del sufrimiento que podamos haber experimentado, volvemos una y otra vez a buscarlo y eso NO ESTA MAL, es simplemente nuestra naturaleza humana.

Lo importante es aprender a identificar si detrás de esa frecuencia de enamoramiento se escondiera:

  • Miedo a estar sola
  • Dependencia emocional
  • Carencias afectivas
  • Inmadurez emocional
  • Baja autoestima
  • Adicción al enamoramiento
  • Idealización de la realidad

💟Es importante saber que cada proceso es muy personal y por más que tu psicóloga, terapeuta, familia o amigas te hagan ver lo que tu no estas viendo, son las mismas experiencias de vida las que nos van enseñando a abrir los ojos.

⚠️La clave es no quedarnos pegadas e ir aprendiendo de nuestras experiencias, fortalecer la relación con nosotras mismas y así evitarnos las constantes desilusiones y frustraciones⚠️

Pasito a pasito y a nuestro ritmo vamos aprendiendo a ir más lento, con los ojos bien abiertos, dejando las expectativas de lado y aprendiendo a disfrutar del proceso

Para agendar una hora pincha AQUÍ

HOY ES VIERNES… ¿Y TU CUERPO LO SABE?

Nuestro cuerpo SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE sabe lo que quiere y lo que NO, sólo que muchas veces nos cuesta escucharlo…

❌¿Cuántas veces nos obligamos a hacer cosas por compromiso y sin verdadera motivación sólo porque consideramos “deberíamos” hacerlo?

❌¿Cuántas veces nos hemos visto diciendo “sabía que no debería haber salido”, quizá enojadas por no habernos escuchado cuando debíamos?

¡VIERNES YEIIII!

Que un viernes nos quedemos en casita viendo una serie, escuchando música, leyendo un libro, tomando un baño de tina, comiendo o cocinando algo rico, tal vez compartiendo en familia, estudiando, durmiendo, regaloneando con quienes más queremos, tal vez botando una penita, haciendo deporte, viendo redes sociales, tejiendo, pintando, quizá meditando, reflexionando o incluso trabajando son unas de las tantas cosas que pueden hacer de nuestro viernes nuestro mejor “carrete” si sabemos identificar que es ESO LO QUE REALMENTE NECESITAMOS O QUEREMOS…

AUTOCUIDADO

⚠️Autocuidado es preguntarnos en todo momento si lo que hacemos es por deber, por cumplir o por querer⚠️

Aprender a tomar conciencia que no siempre tenemos la misma energía, las mismas ganas y es importante que así nos respetemos, aún si a nuestro entorno le cuesta entenderlo.

Escuchar cuando nuestro cuerpo nos pide parar, frenar y descansar puede ser siempre una alternativa para nuestros viernes, y por supuesto que si sentimos que nos hace bien salir, compartir y sociabilizar escuchémonos y vamos a disfrutar.

Y recordar que Cerato es una linda flor de Bach que nos ayuda a escucharnos, a no dejar influenciarnos por las opiniones ajenas y validar nuestra intuición, criterio y lo que sentimos para nosotras es bueno.

Para agendar una hora pincha AQUÍ

DOLOR DE CABEZA Y LA TERAPIA FLORAL.

Muchas de las personas que llegan a la terapia floral llegan buscando un alivio natural para los molestos y a veces torturantes dolores de cabeza.

La terapia floral considera que la enfermedad es producida por un conflicto emocional no resuelto, por lo que el tratamiento se enfoca en una primera instancia en como vive cada persona el dolor y nunca en el síntoma como algo estandarizado.

Una pregunta que nos hacemos para comenzar es qué pasa en nuestro ánimo cuando los dolores de cabeza invaden nuestros días para hacernos cargo primero de esta emoción…

¿Irritabilidad, impotencia, tristeza, apatía, impaciencia, frustración?

Luego viene la gran tarea… comenzar a identificar ciertos patrones en nuestros dolores… Cuándo se producen y qué hay en común en aquellos días en que el dolor se toma nuestra cuerpo, pensamientos y la vida entera…

¿Qué días? ¿En qué horarios? ¿Estuve con alguien en particular? ¿Qué pasó? ¿Qué no pasó? ¿Qué dije? ¿Qué no dije? ¿Pasé algún mal rato? ¿Fui muy autoexigente? ¿Me sentí obligada a hacer algo? ¿Tuve que guardar mi opinión? ¿No pude expresar mi rabia? ¿No pude defenderme? ¿Me criticaron? ¿No me escucharon? Etc, etc, etc…

Así cuando hemos encontrado la posible causa nos enfocamos en modificar el habito o pensamiento que hay detrás de cada dolor. Cuando logramos encontrar el conflicto emocional el síntoma desaparecerá, habremos creado un nuevo patrón de pensamiento y herramientas para nuestro sano desarrollo emocional y personal.

💟Algunas Flores de Bach que te podrían ayudar:

🌸Agrimony: cuando la reprensión emocional y dificultad de expresarnos con sinceridad termina provocando un fuerte y torturante dolor de cabeza.

🌸Chestnut Bud: cuando el dolor es repetitivo y no se encuentra solución, nos ayuda a tomar conciencia de la posible causa que gatilla el dolor.

🌸Centaury: cuando el dolor de cabeza se produce por la dificultad de poner limites y decir que no, cuando sentimos han pasado a llevar nuestra voluntad o somos nosotras mismas quienes la pasamos a llevar.

🌸Elm: cuando la sobrecarga de tareas y presión por cumplir termina agobiándonos, dando como resultado un abrumador dolor de cabeza.

🌸Impatiens: cuando la lentitud de las cosas termina haciéndonos perder la paciencia llegando a provocar dolor de cabeza. Para quienes van de un medicamento en otro por no tener la paciencia de esperar a ver si da resultados.

🌸Mimulus: cuando el miedo, ansiedad y nerviosismo terminan provocando dolor de cabeza.

🌸Olive: cuando los dolores terminan en un cansancio psicofísico, ya sea por el dolor mismo o por no encontrar una solucion definitiva que alivie el dolor.

🌸Scleranthus: cuando la dificultad para tomar decisiones termina en dolores de cabeza.

🌸Rock Water: cuando el dolor de cabeza proviene de nuestra propia autoexigencia.

🌸Rescue Remedy: aporta alivio rápido cuando un dolor de cabeza se produce por una emergencia o shock emocional.

🌸Vervain: para personas con exceso de energía, ideas, pensamientos y entusiasmo, cuando esta energía y tensión interna termina en dolores de cabeza.

🌸White Chestnut: preocupaciones y pensamientos obsesivos que dan vueltas y vueltas sin poder parar la mente provocando dolor de cabeza.

✨¡Y recuerda! El cuerpo es un gran mensajero que a través de sus síntomas intenta hacer visibles nuestros conflictos emocionales no resueltos, para que a través de ellos evolucionemos✨

Para agendar una hora pincha AQUÍ

DISFRUTE SEXUAL Y LA TERAPIA FLORAL

Siempre, siempre, siempre en un proceso terapéutico en algún momento terminamos hablando de sexualidad, pareciera que la experiencia sexual es algo que buscamos y queremos, pero que muchas veces nos cuesta disfrutar.

¿Y cómo no? Si nuestra sexualidad proviene de una educación deficiente que se preocupa a penas de evitar enfermedades y embarazos, que no nos enseña de autosatisfacción y que nos habla del orgasmo como único sinónimo de placer…

Nos preocupamos de vernos y hacerlo “bien” para la otra persona en vez de REALMENTE SENTIRNOS BIEN🤷🏽‍♀️

Otras veces traemos con nosotras experiencias que han marcado nuestra autoestima y que en consecuencia afectan como nos entregamos a un encuentro íntimo, nos relacionamos desde el miedo, dudas, culpa, vergüenza, inseguridades y una gran dificultad para expresar, algo fundamental que nos ayuda a soltarnos y sentir de verdad.

Comenzar a trabajar en el disfrute sexual es aprender a liberarnos de nuestras propias exigencias, de las falsas expectativas, miedos, dolores y de las creencias negativas que podríamos tener incluso de forma inconsciente dentro de nosotras mismas.

✨Una sexualidad sana no sólo nos ayuda a disfrutar plenamente de nuestro cuerpo, cuando aprendemos a conocernos, aceptarnos, respetarnos, expresarnos y soltarnos aprendemos a gozar, sentir y disfrutar de la vida en general y de cada momento✨

💟Algunas flores de California y Bach que te podrían ayudar:

🌸Wild Rose: despierta el disfrute, chispa, motivación e interés sexual.

🌸Hibiscus (fes): aporta sensualidad, calidez, dulzura y conexión como respuesta sexual.

🌸Easter Lily (fes): nos ayuda a aceptar la sexualidad como algo natural ante sentimientos de verguenza, culpa o suciedad. Aporta disfrute, libertad y naturalidad sexual.

🌸Pine: para poder disfrutar sin culpas o cuando no responder como quisiéramos nos hace sentir culpables.

🌸Larch: aporta seguridad y autoconfianza.

🌸Poison Oak (fes): ayuda en el miedo al contacto íntimo o temor a que los límites sean pasados a llevar, dificultad para abrirse, confiar y disfrutar.

🌸Star of Bethlehem: ayuda a sanar experiencias traumáticas o dolorosas que aún afectan y que impiden disfrutar.

🌸Rock Water: nos ayuda a fluir y disfrutar sin autoexigencias que limiten el placer.

🌸Crab Apple: nos ayuda a aceptar nuestro cuerpo tal y como es.

🌸Pretty Face (fes): cuando nos sentimos feas e inseguras en relación a nuestra apariencia física, aumenta nuestra autoestima y nos conecta con nuestro carisma y belleza interior.

🌸Impatiens: nos conecta con el momento presente, liberandonos de la ansiedad y el apuro por disfrutar.

🌸Alpine Lily (fes): rechazo o relación conflictiva con el cuerpo, los genitales y la sexualidad, ayuda a integrar el cuerpo en su totalidad.

💟Y recuerda que la sexualidad es algo distinto en cada persona y el trabajo de cada una de nosotras es conocernos, descubrir que nos complica, acompleja o nos cuesta y tener plena consciencia de qué, cuándo, cómo, dónde y con quien nos gusta y elegimos sentir placer.

Para agendar una hora pincha AQUÍ

¡HOLA! ¿TIENES ALGUNA FLOR QUE AYUDE A DORMIR?

Una de las preguntas más frecuentes para quienes trabajamos en terapia floral es si tenemos alguna flor que nos ayude dormir, y ¿cómo no? si un buen dormir afecta directamente nuestro estado anímico, energía y salud.

Para poder elegir una flor de Bach que nos ayude a conciliar mejor nuestro sueño es importante entender que NO EXISTEN FLORES PARA EL INSMONIO, sino PERSONAS QUE POR ALGUNA RAZÓN NO PUEDEN DORMIR…

Muchas veces cuando llega la noche nos concentramos en luchar con el insomnio en vez de tomar consciencia de QUÉ ES lo que nos está impidiendo relajar y dormir, y que es precisamente lo que en la terapia floral ayudamos y enseñamos a descubrir.

Cada persona es un mundo de posibilidades, emociones, experiencias e historias y el resultado de todas ellas, es por eso que en cada sesión terapéutica indagamos hasta encontrar que es eso que no te permite alcanzar un sueño reparador.

💟Comparto aquí algunos ejemplos de Flores de Bach que podrían ayudar:

🌸White Chestnut: cuando la cabeza no para, hay exceso de pensamientos que no llevan a ningun lado y que impiden dormir.

🌸Mimulus: cuando tenemos dificultad para conciliar el sueño por cualquier tipo de miedo. Por ejemplo a la oscuridad, a una entrevista al día siguiente, que entren a robar, a enfermar, etc.

🌸Red Chestnut: cuando la preocupación por algún ser querido nos impide dormir.

🌸Vervain: cuando hay exceso de energía y entusiasmo. Nuestra mente sigue creando, trabajando y dificulta conciliar el sueño.

🌸Clematis: cuando nos quedamos soñando, idealizando y creando historias mentales que dificultan el dormir.

🌸PIne: cuando los sentimientos de culpa, remordimiento o arrepentimiento nos impiden dormir.

🌸ELm: cuando nos sentimos abrumadas por las tareas que hay que hacer al día siguiente y la preocupación nos impide dormir.

🌸Impatiens: cuando tenemos dificultad para relajarnos, seguimos muy activas e inquietas o nuestra mente se anticipa al futuro o día siguiente y esto nos impide dormir.

🌸Rock Water: cuando hay mucha tensión corporal, dificultad de soltar el cuerpo y relajar lo que dificulta conciliar el sueño.

🌸Scleranthus: cuando debemos tomar una desición entre una u otra alternativa y nos desvelamos pensando en cual de estas opciones elegir.

🌸Chicory: cuando los celos, miedo al abandono e inseguridad dan vueltas y vueltas y no dejan dormir.

🌸SWeet Chestnut: cuando la angustia nos impide dormir.

🌸Etc, etc, etc.

✨Ahora ya sabes que el insomnio es consecuencia de algo más y que cada persona tiene una historia distinta que contar, así como diversas Flores de Bach✨

Recuerda que las Flores de Bach son 38 esencias, por lo que pueden haber otros remedios que ayuden en tu situación personal.

Para agendar una hora pincha AQUÍ

FLORES DE BACH Y AUTOCONOCIMIENTO

Las Flores de Bach forman parte de las diversas terapias holísticas que han tomado protagonismo las últimas décadas cuando hablamos de salud natural. 38 remedios componen este sistema floral, los que ejercen una visible influencia a nivel físico, mental, emocional así como también en el plano espiritual.

Nuestro cuerpo físico es el que enferma a partir de la “mala calidad” de nuestros pensamientos y emociones, los que con el paso del tiempo nos van alejando de nuestro propósito espiritual hasta producirse la enfermedad.

Estos pensamientos y emociones que nos enferman se van formando a medida que vamos creciendo y como consecuencia de la influencia que ejerce el entorno en nuestra individualidad, alimentándonos de condicionamientos sobre cómo “deberíamos ser”, interfiriendo así en nuestras verdaderas necesidades, sueños y proyectos de vida.

A lo anterior debemos agregar cada una de las experiencias que van dejando huellas en nuestra personalidad y autoestima, tales como, carencias afectivas, abuso sexual, violencia física y/o sicologica, abandono, rechazo, indiferencia, críticas excesivas, sobre exigencias o sobre protección van afectando la construcción saludable de quienes somos.

La mente comienza a identificarse con creencias y mandatos sociales, culturales y familiares que se van internalizando, de forma consciente o inconsciente, como verdad:

“No eres capaz, no sirves para eso, mira en lo que te has convertido, has descuidado tu cuerpo, los hombres no lloran, las mujeres deben ser de tal o cual forma, debes ser exitosa, tú no opines, no puedes fallar, nadie te va a querer así ”, entre muchos otros.

La relación con nosotras mismas se empobrece apagando poco a poco nuestra luz, integrándonos al mundo desde aquella sensación de insuficiencia e inseguridad, buscando inconscientemente en nuestro entorno todo lo que faltó en nuestro interior. En el amor y contención de la pareja, la valoración de nuestros padres, la comprensión y apoyo de los amigos y hermanos, la admiración laboral y/o las expectativas que ponemos sobre nuestras/os hijas/os.

Aquellas creencias sobre nosotras mismas comienzan a condicionar nuestros actos y desiciones de acuerdo a lo que “creemos” nuestro entorno espera que hagamos, bloqueando y reprimiendo nuestra verdadera personalidad. Nos paramos ante el mundo bajo el miedo a no pertenecer que comienza a construir una falsa individualidad y que con el paso del tiempo nos aleja cada vez más de nuestro verdadero Ser.

Nos agobia, nos estresa y enferma la sola sensación de fallar, de no ser aceptados o de no pertenecer a nuestro sistema familiar, cultural o social. Planificamos y estructuramos lo que “suponemos” debemos ser, luchando contra nuestra esencia y plan de alma o propósito de vida, sin ser conscientes de ésto, ya que en nuestros primeros años y experiencias se fue grabando la idea de que “ser quienes éramos, no era suficiente”.

Cuando nos alejamos de nuestra alma, yo interior, esencia o verdadera personalidad comienzan a generarse vacíos internos de los que intentamos incansablemente huir, ya que si paramos, conectamos con las carencias que hay en nuestro interior, con la tristeza y dolor que fueron dejando tales situaciones vividas.

Buscamos compensar ese vacío en la incesante compra de bienes materiales, en el exceso de trabajo, la ambición económica, la obsesión por la belleza física, el apego negativo e idealizacion del amor de pareja, la condicionante necesidad de valoración y aceptación familiar, cualquier tipo de adicción (sexo, drogas, comida, alcohol, tabaco, fármacos, redes sociales, video juegos, juegos de azar, etc.) o incluso la espiritualidad cuando esta pasa a ser una forma de evasión del problema de base.

Mientras más buscamos el reconocimiento en nuestro exterior más nos alejamos de nosotras mismas, ignorando y apartándonos de nuestra propia valoración hasta enfermar, dejando en otros la responsabilidad de hacernos sentir valoradas y amadas, estancándonos muchas veces, en un círculo que incrementa la baja autoestima, cayendo en hábitos, trabajos y relaciones que nos alejan aún más de nuestro camino evolutivo y que no nos permiten avanzar.

LA TERAPIA FLORAL

La terapia floral aborda desde lo emocional la enfermedad, ya que son nuestros miedos, inseguridades y baja autoestima lo que nos ha enfermado. Aquellas creencias que nos condicionaron a cumplir las expectativas de otros y no las que realmente veníamos a este mundo a experimentar como individuos únicos y con una misión particular.

Las Flores de Bach nos ayudan a traer al plano consciente lo que no somos capaces de ver, permiten darnos cuenta de los patrones y creencias limitantes que se repiten en nuestra vida y que afectan nuestro desarrollo personal.

En el proceso de construcción de nuestra personalidad, que se ha fundamentado en carencias, sensación de rechazo y soledad, nuestra verdadera individualidad ha quedado escondida tras capas de rabia y tristeza, que a su vez, pueden también haber quedado ocultas tras nuevas capas de estructuras mentales y emocionales.

Estas estructuras funcionan como mecanismos de protección que nos permitieron pararnos, de la forma que fuera posible, ante las dificultades que experimentamos, sobre todo, en nuestros primeros años de vida.

Es fundamental en la observación terapéutica reconocer aquellas estructuras visibles de nuestra personalidad, ya que al ir trabajando en ellas comienzan a aparecer las verdaderas emociones como la rabia, tristeza, impotencia, frustración, culpa y/o inseguridad.

Al aceptar aquellas emociones y aprendiendo a gestionarlas de forma adecuada podemos identificar las creencias mentales en las que nos fuimos construyendo, tales como la desvalorización, sensación de no merecimiento, miedo al abandono, entre otras.

Sólo al llegar a estos patrones y creencias que han formado nuestra forma de ver y movernos ante el mundo, es que podemos sanar la raíz de lo que nos ha enfermado.

Cada una de estas capas de estructuras, patrones, creencias y emociones negativas nos han alejado de nuestro centro, cualidades y dones, de nuestra misión y propósito de vida, bloqueando aquella luz que veníamos a entregar.

A medida que hemos reconocido aquello que nos enferma comenzamos a trabajar las nuevas creencias mentales, a transformar la forma en que nos vemos y nos tratamos internamente a nosotras mismas, integrando la valoración y amor propio desde la idea de ser quien REALMENTE somos y no por lo que hacemos o entregamos a los demás, comprendiendo que el vacío interno se produce al separarnos en dos: en lo que aceptamos y lo que negamos de nosotras mismas.

Es importante comprender que el tan ansiado equilibrio interior sólo se recupera cuando hemos aceptado nuestro Ser en su totalidad, cuando integramos tanto la luz como la sombra, cuando abrazamos nuestra historia completa, cuando escuchamos nuestra propia voz, cuando dejamos de mostrar al mundo sólo una parte de quienes somos, cuando aceptamos que todo lo que nos sucede y sucedió, forma parte de nuestro camino de desarrollo personal y evolución.

EL CUERPO COMO INSTRUMENTO DE EVOLUCIÓN

Quisiera destacar que el trabajo e intención terapéutica consiste en reeducarnos en la comprensión de nuestro cuerpo, mente y emociones; considerando nuestro cuerpo como portador de nuestras historias y experiencias de vida, un vehiculo mensajero que debemos aprender a escuchar, ya que a través de los síntomas o enfermedades nos da las alertas que nos guían en nuestro proceso evolutivo.

Nos invita a tomar conciencia de que, cada vez que no nos escuchamos, no nos respetamos o no nos valoramos internamente aparece la ansiedad, estrés, angustia y en consecuencia nuestro cuerpo se deprime o enferma.

En el residen todas nuestras memorias: el sufrimiento, traumas y miedos, todas las heridas que hemos venido a trascender; así como también las relacionadas al placer, alegría, motivación y felicidad, aquellas que nos ayudan a reconectar con los dones y talentos que vinimos a compartir con los demás.

Cada parte de nuestro cuerpo nos habla a diario, alertándonos cuando vamos en la dirección correcta o incorrecta, para poder así, tomar desiciones orientadas a nuestro bienestar, pero que muchas veces nos cuesta interpretar.

Dejamos pasar esos pequeños dolores de cabeza, esa molestia en la espalda o rodilla hasta que ya no hay vuelta atrás. No prestamos la debida atención a la tristeza, enojo o angustia, queriendo obviarlas para que pasen lo más rápido posible, ya que nos impiden hacer nuestra “vida normal”.

Cuando nos desconectamos de nuestro cuerpo para no enfrentar aquellos dolores y memorias bloqueadas, nos desconectamos también del verdadero sentir, aquel que nace de nuestro propio Ser y no a partir de estímulos externos, que generan una felicidad ilusória y pasajera, y que aumenta la sensación de vacío interno.

Al volver a conectar con nuestro mundo interior de forma saludable, consciente y responsable podemos generar desde nosotras mismas la sensación de amor, alegría, disfrute y placer, ya que nos volvemos más conscientes del momento presente, nos entregamos a las relaciones de forma sana y equilibrada en el dar y recibir, somos capaces de tomar desiciones asertivas que provienen de la seguridad, establecemos límites saludables, nos escuchamos, contenemos, admiramos y validamos internamente, y por sobre todo, descansamos y hacemos las pausas necesarias que nos permite reflexionar, confiar y trabajar en nuestros sueños.

La felicidad deja de ser una proyección a largo plazo condicionada por nuestros logros, éxito o bienes materiales, pasando a ser un estado que proviene de nuestro interior, de seguir permanentemente los dictados de nuestro corazón, así como también de la forma en que enfrentamos los desafíos que se presentan a lo largo de nuestra vida, tomándolos como oportunidades de crecimiento y evolución.

Para agendar una hora pincha AQUÍ